Cuándo se es jóven, impetuoso, inquieto y a cada rato tienes ganas de follar, te importa un rábano en dónde meter tu polla. Claro ejemplo es éste tío que de comer una hamburguesa pasa a comer carne de ballena.

  • 0
  • 1 año

Comiéndose una hamburguesa de ballena

Cuándo se es jóven, impetuoso, inquieto y a cada rato tienes ganas de follar, te importa un rábano en dónde meter tu polla. Claro ejemplo es éste tío que de comer una hamburguesa pasa a comer carne de ballena.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *