Hasta Brasil viajó la señora de 55 años en busca de un mulato con buen rabo que la zumbe en sus últimos años de vida. Ella enviudó y su esposo le dejó mucha pasta, ahora ella compra caprichos que le dan placer.

  • 0
  • 5 meses

Con cuerda para rato

Hasta Brasil viajó la señora de 55 años en busca de un mulato con buen rabo que la zumbe en sus últimos años de vida. Ella enviudó y su esposo le dejó mucha pasta, ahora ella compra caprichos que le dan placer.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *