Masturbarse utilizando sus consoladores

El sábado había salido de fiesta pero no había tenido una buena noche con sus ligues, no encontró un tío que le gustara para llevarlo a la cama, y el domingo se levantó con ganas de polla. Más caliente que una mona en celo.